Nuestro Ciclo menstrual

Hoy voy a hablar un poquito de esta parte de nuestra vida que a veces odiamos tanto, no quisiéramos pasar por ello, a veces yo misma he dicho “llegaría con tenerla una vez al año”, porque a veces la he odiado tanto, me ha dolido tanto, que he llegado a temerla..

Desde nuestros ancestros siempre se ha hablado de la relación de la mujer y la Luna, de como la Luna y sus ciclos nos controlan. Hoy por hoy  la vida moderna, los horarios, el estrés, medicaciones hormonales, etc. hacen que los ciclos menstruales no coincidan con los ciclos lunares,  ni a todas las mujeres nos viene la regla el mismo día, ni todos lo ciclos duran lo mismo. Puede que un mes tu ciclo dure 28 días y puede que otro 25 ó 27.

 Si lo tomamos como algo simbólico en cada ciclo morimos para renacer y vamos cambiando en cada fase al igual que lo hace la Luna.

Es interesante ver como nos afecta cada ciclo. La regla es un proceso que cada mujer posee; debemos tomar conciencia de ella y ver que realmente formamos parte de un proceso natural, un proceso de 4 ciclos, como las fases lunares. Somos cíclicas, según la fase en la que estamos actuamos de una u otra forma. De hecho sentimos, nos expresamos y respiramos según las fases de nuestro cuerpo. Es importante pararse y ser consciente de cada fase, de ver lo que nos pasa en cada una de ellas, de escuchar y sentir nuestro cuerpo, de como nos sentimos física, mental y espiritualmente. Tenemos nuestro propio ciclo interior el cual forma parte de nuestra Vida:

 Reconocerlo y comprenderlo nos va a ayudar a conocernos mejor a nosotras mismas y a los demás.

Mi caso por ejemplo: Cuando estoy en la fase de menstruación estoy muy cansada, todo me molesta, tengo mal humor y necesito estar tranquila. Sin embargo tras la menstruación  me encuentro más animada, todo me apetece más, necesito hacer cosas, me apetece más cocinar, escribir, inventar, idear….

El ciclo menstrual es todo un proceso mental, emocional, físico y espiritual, que nos hace sensibles, creativas, malhumoradas, ingeniosas, cariñosas, espirituales, odiosas (algunas veces), expresivas, tímidas y exageradamente extrovertidas, comunicativas etc. Nos hace una mujer distinta en cada fase, un proceso que es de cada una de nosotras.

Desde que somos niñas sabemos que tendremos la regla pero nos la presentan como algo doloroso y sucio. La regla “duele y mancha”; es algo que hay que esconder, lo vemos como un sangrado que viene cada mes y sin embargo hay que verlo como un proceso de transformación femenino en donde generamos una nueva mujer en cada fase, donde cambiamos, damos vida, morimos y volvemos a nacer.

La regla no sólo es “la menstruación”, son tres ciclos más donde experimentamos cambios , por eso la importancia de que te observes y te conozcas en cada ciclo.

Vamos con un poquito de cada ciclo:

-Menstruación.  Tiempo para la reflexión, miramos hacia nuestro interior y nuestra espiritualidad, energía hacia el interior. En este ciclo nos encontramos más cansadas y también estamos más susceptibles.

-Preovulación. Nuestro cuerpo se prepara para la ovulación. En este ciclo tenemos más confianza en nosotras, somos más sociables, dinámicas, estamos radiantes.

– Ovulación.  Nos expandimos, hacia el exterior, aquí somos más enérgicas, expresivas, podemos crear nuevos proyectos y arreglar todos los problemas que surjan, estamos mentalmente muy despiertas.

-Premenstruación. Se termina el ciclo y se prepara el siguiente, una transición entre la menstruación y la ovulación. Nos sentimos más ansiosas, se intensifican las emociones y empieza a descender la energía física.

El proceso de observar y entender estas 4 fases es verdaderamente enriquecedor.

 

“Imagínate que el primer día de tu primera menstruación tu madre te hubiera regalado un ramo de flores, te hubiera llevado a comer fuera y después las dos hubierais ido a la joyería, donde os esperaba tu padre, te hubieran hecho agujeros en las orejas y él te hubiera regalado tu primer par de pendientes, y luego hubieras ido con algunas de tus amigas y también con amigas de tu madre a pintarte por primera vez los labios; y después,por primera vez, hubieras asistido a la asamblea de las Mujeres a aprenderla sabiduría femenina.

¡Qué diferente habría sido tu vida!”

JUDITH DUERK, Circle of Stones

 

 

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en banastra, Cuerpo, mujer y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s